OPV “Piloto Pardo” en PANAMAX 2011

Debut en las ligas mayores

 Por primera vez un buque de esta clase construido en Talcahuano, participa en un ejercicio internacional de esta envergadura, que este año convoca a 17 países de todo el continente, y que tiene a Chile como uno de sus protagonistas desde sus inicios en 2003, cuando organizó la primera versión junto a Estados Unidos y Panamá.

 Imagen

Orgullosos y felices, los tripulantes del OPV “Piloto Pardo” zarparon el 5 de agosto rumbo a Panamá, para participar en representación de nuestro país en la novena versión del ejercicio internacional PANAMAX 2011, que se efectuó en el país centroamericano entre los días 15 y 26 del pasado mes.

Y no se trataba, en esta ocasión, de una comisión cualquiera. Por un lado, significaba reinsertar a medios operativos nacionales en este ejercicio de envergadura continental (el año pasado, como consecuencia del terremoto y maremoto del 27 de febrero, Chile no envió buques), y por otro, se trataba del primer despliegue internacional para una operación de esta magnitud efectuada por esta clase de buques construidos en nuestro país, hecho no menor que destacó el Comandante de Operaciones Navales de la Armada, Vicealmirante José Miguel Romero, al expresar el día del zarpe que “estamos comprobando una capacidad nacional en diseño y construcción, y esperamos poder contribuir a la seguridad operativa regional con la participación de este buque en un ejercicio tan importante como PANAMAX”.

La responsabilidad de esta misión fue asumida plenamente por el comandante de la unidad, Capitán de Fragata Cristián Díaz, quien se mostró tranquilo ante el desafío de representar a Chile en un ejercicio multinacional de este nivel. “La dotación pasó por un intenso entrenamiento para enfrentar óptimamente este ejercicio y dejar en alto el nombre de nuestro país”, expresó con seguridad y confiado en el perfecto alistamiento de la dotación para un despliegue que entre PANAMAX y un par de ejercicios de entrenamiento adicionales (como el ejercicio “Pacífico” con la Marina de Guerra de Perú en su viaje de regreso), significará un despliegue que los tendrá durante 61 días fuera del país.

Para este viaje la dotación del buque estará constituida por 55 personas, dentro de los que se incluyen 11 pertenecientes al destacamento de aviación embarcado (que operará un helicóptero Dauphin) y 5 más como apoyo. Adicionalmente participó en este ejercicio una partida de asalto del Grupo de Abordaje y Registro de la Armada, que se unió a la actividad directamente en el país centroamericano.

Ejercicio Multinacional de importancia nacional

Para la versión del presente año las naciones participantes del ejercicio serán Argentina, Belice, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú. En total intervienen 21 buques, aeronaves y alrededor de tres mil 500 efectivos.

Para la Armada nacional, este ejercicio tiene una especial connotación. Como uno de los principales usuarios del Canal de Panamá a nivel mundial (tercero tras Estados Unidos y China), a Chile le ha preocupado permanentemente la seguridad de dicho paso interoceánico, que en sus casi 100 años de historia (comenzó a operar en 1914) ha visto pasar a través de sus exclusas a un millón de naves de las más diversas características.

Teniendo eso como contexto, en 2003 se realizó por primera vez el ejercicio internacional PANAMAX, ocasión en la que fue coordinado por el Comando Sur de los Estados Unidos, la Armada de Chile y el Servicio Marítimo de Panamá.

Y desde sus inicios ha respondido a unas premisas básicas que se han mantenido en el tiempo pero se han ido adaptando a las circunstancias: un entrenamiento dirigido a la protección del Canal de Panamá, y cuyo propósito es lograr los niveles de interoperatividad necesarios para conseguir una respuesta coordinada entre las Armadas de Estados Unidos y de diversos países americanos, para la protección de esta vital vía interoceánica.

Maniobras en marcha

El “Piloto Pardo” arribó el 14 de agosto al puerto panameño de Balboa, atracando junto a una gran conocida de nuestros marinos: la fragata “Morán Valverde”, nuestra ex PFG “Almirante Lynch”, que desde 2008 presta distinguidos servicios en la Armada de Ecuador.

El miércoles 17, desde la Base Naval Vasco Núñez de Balboa, las unidades participantes zarparon desde tempranas horas para dar inicio al Ejercicio PANAMAX 2011 en el Pacífico, mientras que paralelamente se desarrollaron actividades complementarias de entrenamiento y mando y control en territorio estadounidense como Fort Sam Houston en Miami, la Estación Naval Naval de Mayport en Florida y Stennis en Mississippi.

Jennifer Herrera junto a sus hijas en el Molo de Abrigo de Valparaíso, luego de despedir a su marido, miembro de la dotación del “Piloto Pardo”.

Hasta la vista

61 días de separación son más que suficientes para preocupar a cualquier grupo familiar. El día del zarpe, varias familias, algunas provenientes incluso desde la Región del Biobío, llegaron hasta el Molo de Abrigo de Valparaíso para despedir a sus hijos, esposos y padres. Jennifer Herrera, esposa del Sargento 2° Cristián Garrido, explica que esta es la segunda comisión de estas características de su esposo, “aunque ésta es más corta, sólo 61 días”, comentaba sonriendo acompañada por sus hijas Leslie de 13 años y Belén de apenas 3, todas llegadas desde Tomé. Aunque no dejó de sentirse orgullosa por su nueva misión (“igual es una bonita experiencia”), ya empezaba a echar de menos a su marido, “porque es emotivo ver que se va, y tiene que dejar a sus dos hijas. Igual tengo confianza en que todo les va a salir bien, porque se prepararon mucho para esto, pero ojalá que en medio de tanto trabajo igual puedan tener un espacio para disfrutar el viaje”.

Marineros ecuatorianos de la fragata “Morán Valverde” participan de las maniobras de atraque del “Piloto Pardo” a su costado, en Panamá.

El Vicealmirante José Miguel Romero despide a la dotación del “Piloto Pardo”, previo a su zarpe desde Valparaíso.

Ancla con historia

Aparte de participar en ejercicios internacionales, el “Piloto Pardo” tiene previsto desempeñar otra importantísima comisión: traer a Chile desde Colombia una de las anclas de la histórica corbeta “Rosa de los Andes”, uno de los primeros y más desconocidos buques de guerra de la Armada nacional, unidad que, desplegada en las costas de las actuales repúblicas de Panamá, Colombia y Ecuador, contribuyó de manera importante para afianzar la independencia en las zonas costeras del océano Pacífico de aquella región entre 1819 y 1820, bajo el mando del insigne marino británico John Illingworth. Antes de zarpar a su gloriosa travesía bajo bandera nacional, esta corbeta trajo a nuestro país al Almirante Thomas Alexander Cochrane.

El OPV “Piloto Pardo” durante su arribo a Panamá.