Combate Naval de Casma

El bergantín "Arequipeño" quedó en poder del Comandante Simpson, constatándose la muerte del Jefe de la flotilla corsaria, Juan Blanchet y del Comandante de la nave, Enrique Silvester.

La flotilla del corsario Juan Blanchet llegó a El Callao el 15 de diciembre de 1838, siendo recibido con gran regocijo por su victoriosa incursión que le había restado un buque a la Escuadra chilena y dos transportes de su aparato logístico.

El gobierno del Mariscal Andrés de Santa Cruz hizo halagüeñas promesas de entregar un suculento botín para las próximas presas, por lo que las fuerzas de Blanchet se aprestaron entusiastamente para una segunda incursión.

Imagen foto_00000002En los primeros días de 1839, la flotilla al mando de Juan Blanchet zarpaba de El Callao con la corbeta "Edmond", el bergantín "Arequipeño", la barca "Mejicana" y la goleta "Perú".

El Comandante Carlos García del Postigo Bulnes, por orden del General Manuel Bulnes Prieto se había reunido con Robert Winthrop Simpson en Santa, agregando así la corbeta "Libertad" y la corbeta "Socabaya" a la Escuadra.

Se hizo necesaria una gran cantidad de leña para los buques, de las que había gran cantidad en el puerto de Casma, perteneciente al Estado del Perú.

Por ello García del Postigo ordenó a la división de Robert Wintrop Simpson que zarpara con un transporte a ese puerto y con instrucciones de tomar las medidas de precaución para evitar una sorpresa.

El 10 de enero de 1839 fondeaban en Casma la corbeta "Confederación", la corbeta "Valparaíso", la barca "Santa Cruz" y el transporte "Isabella".

Por precaución se desembarcó un piquete de soldados del Regimiento Carampangue, quienes tenían la misión de vigilar la bahía desde la altura.

El día 12 a mediodía, mientras se faenaba la leña, los vigías anunciaron la presencia de cuatro velas que venían desde el sur. Simpson avisado de la presencia de esos cuatro buques ordenó el reembarco de la tripulación que estaba trabajando en tierra, aprestándose para el combate.

A las 16:30 horas el bergantín "Arequipeño", entró en la bahía y después de reconocer a buques chilenos, salió para reunirse con el resto de su flotilla.

Los buques chilenos estaban fondeados con un ancla y en una disposición de un triángulo isósceles. La corbeta "Confederación" ,ocupaba el vértice más occidental, la corbeta "Valparaíso" el vértice norte y la barca "Santa Cruz", el vértice sur. El transporte "Isabella" se encontraba al interior del puerto protegida por esta disposición táctica.

La corbeta "Edmond" y el bergantín "Arequipeño", se dirigieron sobre la corbeta "Confederación" para atacarla, una por cada banda.

La barca "Mejicana" y la goleta "Perú" llegaron a la cuadra de la corbeta "Valparaíso", rompiendo el fuego contra ella y sobre la corbeta "Confederación".

La corbeta "Edmond" y el bergantín "Arequipeño", maniobraron para lograr un abordaje sobre la corbeta "Confederación", pero cometieron el error de ir a excesiva velocidad, por lo que el segundo se estrelló violentamente contra la proa de la nave chilena, destrozándole el bauprés y enredando su jarcia con la de su adversaria.

La corbeta "Edmond" chocó contra el costado de babor de la misma nave rompiéndole la cabullería del palo trinquete y enredándose con el buque de Robert Winthrop Simpson.

Imagen foto_00000001Durante una hora ambos buques enemigos hicieron esfuerzos sobrehumanos para abordar el buque chileno, pero sus defensores opusieron tan tenaz resistencia, que ni un solo atacante logró pisar su cubierta, mientras la artillería disparaba a quemarropa y el fuego de fusilería era intensísimo.

Entre las muchas bajas estuvo el propio corsario Blanchet.

La corbeta "Edmond", sin su jefe logró después de muchos esfuerzos, desembarazarse de la corbeta "Confederación", pero no pudiendo maniobrar bien, se fue a estrellar sobre la barca "Santa Cruz" enredándose con ella e iniciándose otro combate a quemarropa, hasta que como mejor pudo salió de la bahía, a pesar de las numerosas descargas, tanto de la corbeta "Confederación", como de la corbeta "Valparaíso", reuniéndose con sus otros dos buques.

Mientras tanto, el bergantín "Arequipeño", quedaba en poder del Comandante Simpson, constatándose la muerte del jefe de la flotilla corsaria, Juan Blanchet y del Comandante de la nave, Enrique Silvester.

El Comandante Simpson debido a las averías sufridas por sus buques y por la proximidad de la noche se vio en la imposibilidad de perseguir a la flotilla enemiga.

Con la captura del bergantín "Arequipeño," la Escuadra chilena reivindicó el honor comprometido indirectamente.

Los buques confederados se pusieron bajo la protección de las baterías de El Callao, no teniendo ninguna intervención durante el resto de la guerra y obteniendo Chile de esta manera el dominio el mar.

Quedaban aseguradas las comunicaciones marítimas entre la República y sus fuerzas en campaña y la aptitud del Ejército de movilizarse libremente por el mar y tener en todo momento el apoyo de la Marina.

El 20 de enero de 1839, el General Manuel Bulnes Prieto obtiene el triunfo en la batalla de Yungay, destruyendo el poder militar del Mariscal Santa Cruz, quien abandona a sus tropas y huye a Lima.

Posteriormente, siguió a Arequipa donde se impuso de un pronunciamiento en su contra en Bolivia, por lo que huyó a Guayaquil.

El Mariscal José Agustín Gamarra asumió el mando del Perú, independizándose de la Confederación Perú-Boliviana.