Usted está en: Portada / Noticias Navales

Armada coordinó el rescate total de la expedición Kon-Tiki 2

Jueves 17 de marzo de 2016

Se estima que el Patrullero de Zona Oceánica OPV-81 “Piloto Pardo”, realice este sábado 19 un encuentro con el mercante, a unos 1.100 kilómetros al oeste de Puerto Montt, con la finalidad de trasladar a los tripulantes hacia este puerto para desembarcarlos el día lunes 21 de marzo

Imagen foto_00000002
La expedición la componen 14 personas, 3 mujeres y 11 hombres

A las 19:30 horas de esta tarde, se produjo el rescate total de los 14 tripulantes de la expedición Kon-Tiki2, por la motonave Hokuetsu Ushaka, de bandera de Vanuatu, que por ser la embarcación que navegaba más cerca del punto de la emergencia, fue dispuesta por la Armada para efectuar la operación.

Se estima que el Patrullero de Zona Oceánica OPV-81 “Piloto Pardo”, realice este sábado 19 un encuentro con el mercante, a unos 1.100 kilómetros al oeste de Puerto Montt, con la finalidad de trasladar a los tripulantes hacia este puerto, desembarcándolos el día lunes 21 de marzo.

A las 16.00 horas del miércoles 16, el MRCC Chile recibió la solicitud de rescate de parte del líder de la expedición Kon-Tiki2, convoy compuesto por dos balsas,  solicitando el rescate de sus tripulaciones producto que una de ellas se encontraba sin capacidad de navegación.

La expedición estaba compuesta por 14 personas, 3 mujeres y 11 hombres provenientes de Noruega, Nueva Zelanda, Rusia, Perú, Suecia y México y de edades de entre los 25 y 63 años. Todas ellas se encontraban a bordo de las balsas Rahiti Tane y Tupac Yupanqui, a 995 millas náuticas al oeste de Puerto Montt (1600 kilómetros).

La Armada dispuso el zarpe inmediato del OPV "Piloto Pardo", actualmente en cercanías de Isla Mocha, y ordenó acudir al rescate a la motonave Hokuetsu Ushaka.

También se dispuso el despegue de un avión de exploración aeromarítima P3 desde la base aeronaval de Concón, el que durante la mañana del jueves sobrevoló la zona y logró establecer la ubicación exacta de las embarcaciones siniestradas.  

Imagen foto_00000003
Los primeros 7 rescatados a bordo de la motonave

Al respecto, el Director de Seguridad y Operaciones Marítimas, Contraalmirante Litoral Mario Montejo, señaló que “hemos tenido contacto permanente con ellos, desde que zarparon de Isla de Pascua, previendo que podían tener algún inconveniente. Están en buen estado de salud, un poco cansados. Las balsas estaban empezando a deteriorarse y eso hacía riesgosa la estadía a bordo de las personas”. Agregó que “las balsas no pudieron avanzar en latitud hacia el norte, navegando incluso hacia el oeste, porque sus sistemas de velas no pudieron generar una navegación a la costa de Valparaíso y las mareas los llevaron hacia el sur este del país”.

Áreas de responsabilidad

La Zona Económica Exclusiva de Chile es de aproximadamente 5 millones de kilómetros cuadrados, esto es, más de seis veces su territorio continental, sin considerar el Territorio Antártico Chileno. Esta zona marítima corresponde al área en el Océano Pacífico sobre la cual el Estado de Chile proyecta sus intereses marítimos, sus derechos y responsabilidades, entre ellos la protección del medio ambiente y la preservación de los recursos marinos, en estricta conformidad con la ley del mar.

Considerando las áreas donde, en virtud de convenios internacionales, Chile ha adquirido compromisos de búsqueda y rescate marítimo, la zona de responsabilidad de la Armada en el Océano Pacífico se amplía a cerca de 26 millones de kilómetros cuadrados, es decir, aproximadamente 1,5 veces la superficie de Sudamérica.

 Expedición Kon-Tiki2

La expedición histórica científica Kon-Tiki2 zarpó del puerto de Callo, Perú, el 1 de noviembre del año pasado, haciendo la ruta a Isla de Pascua, lugar al que llegaron el 15 de diciembre. El 1 de enero de este año zarparon en demanda de Valparaíso pero las condiciones climáticas existentes en el área desviaron la trayectoria de las embarcaciones hacia la zona sur del país.

Durante toda la travesía, la Autoridad Marítima ha mantenido un estrecho contacto y comunicación con la tripulación de ambas embarcaciones, lo que permite responder a la brevedad el requerimiento de salvataje de la tripulación.