Usted está en: Portada / Tradición e historia / Biografias / G

Eulogio Goycolea Garay

Aspirante Naval

Aspirante Naval que murió a bordo del monitor "Huáscar" el 27 de febrero de 1880, cuando bajo las órdenes del Comandante Manuel Thomson Porto Mariño, participó en el ataque a la plaza fuerte peruana de Arica, siendo víctima junto a su jefe, de la artillería de costa enemiga.

Este joven oficial nacido en Calbuco el 10 de marzo de 1861 era hijo de don Martín Goycolea Oñaderra y doña Carmen Garay, joven madre que fallece al nacer su quinto hijo, Eulogio. Este queda junto a sus cuatro hermanos a cargo de su padre, y con el tiempo se transforma en cuñado del Teniente Ignacio Serrano Montaner, héroe de Iquique, quien casa con su hermana Emilia.

Mientras cursa estudios en Ancud y luego en Concepción, el joven se va transformando en romántico poeta.

En los primeros meses de campaña de la Guerra del Pacífico, escribe: "Morir con honra es el sagrado lema y es el emblema del honor chileno, y allá en el cielo grabará con nuestro decoro el Hacedor eterno"; entonces formaba parte de la dotación de la "Covadonga", goleta a las órdenes del Capitán Manuel Joaquín Orella Echanez, nave a la que se había integrado el 02 de agosto de 1879.

Capturado el monitor "Huáscar" en la Batalla Naval de Angamos, el 08 de octubre de 1879, es transbordado al monitor aquel mismo día y pasó a servir a las órdenes del Capitán Guillermo Peña, quien lo condujo a Valparaíso como su Comandante y con bandera chilena.

En el cañoneo de Arica y muerte de Manuel Thomson, el 27 de febrero de 1880, en el que el monitor "Huáscar" atacó al monitor "Manco Capac" y a los cañones peruanos de Arica, el Aspirante Goycolea encontró la muerte junto a varios de sus compañeros marinos, cuando una granada explosó cerca del cañón en el cual servía, cumpliéndose la premonición que respecto de su muerte, en esa guerra, había vaticinado a su hermana Emilia al escribirle: "No llores mi muerte, porque de nada servirá, ni nada podría hacer por tí, a pesar de que lo deseaba de todo corazón".

Su cadáver fue enterrado en Santiago el 12 de marzo de 1880.