Ud. está en:  Inicio  /  Reportajes
ShareVolver Enviar Imprimir
Servicio Meteorológico de la Armada
Pronósticos con creciente seguridad
La implementación de modelos numéricos permitirá incrementar la vigencia y certeza de los pronósticos emitidos para la costa chilena y áreas de responsabilidad en el Océano Pacífico.

ImagenGracias a sucesivos adelantos tecnológicos, la meteorología ha registrado avances notables en las últimas décadas, permitiendo realizar pronósticos cada vez más certeros que brindan una inestimable ayuda en los más variados ámbitos de la actividad humana.


El desarrollo experimentado por el Servicio Meteorológico de la Armada no ha sido una excepción, ya que ha asimilado todas las herramientas del mundo moderno y se prepara también para incorporar otras, en momentos en que celebra los 45 años desde su fundación y una experiencia como especialidad que se remonta a las primeras décadas del siglo pasado.



El Servicio Meteorológico de la Armada se encuentra ejecutando un proyecto destinado a reforzar su capacidad para efectuar pronósticos mediante modelamientos numéricos, con el objeto de aumentar su certeza y extender su vigencia a entre tres y cuatro días.


Una de las prioridades que se ha fijado esta repartición, que a contar de este año se encuentra bajo el mando del Capitán de Fragata Gonzalo Espinosa, es la captación de todas las experiencias que existen en este ámbito, tanto en Chile como en el extranjero, que puedan aportar a este gran objetivo institucional.


Actualmente, los pronósticos difundidos públicamente por el Servicio Meteorológico de la Armada tienen una vigencia de 24 horas, mientras que en el ámbito naval se emiten informes específicos que pueden llegar a 72 horas, experiencia que constituye un plan piloto para esta nueva capacidad.



La primera etapa de este proyecto consiste en la capacitación del personal necesario, lo que en parte se está realizando mediante un convenio firmado hace dos años con la Universidad de Concepción, donde a la fecha se encuentra estudiando un Oficial de dotación de este Servicio.


La segunda etapa será la compra de los equipos necesarios, que conformarán un "cluster" computacional con capacidad para realizar los miles de cálculos que requieren los análisis de datos meteorológicos tendientes a elaborar esa clase de pronósticos.



ImagenEsta renovada capacidad será de inestimable valor en su rol de apoyo a las autoridades marítimas, unidades y reparticiones de la Institución, así como a las localidades costeras del país y embarcaciones de todo tipo que transitan en los espacios oceánicos sujetos a la responsabilidad del Servicio Meteorológico de la Armada. Éste ejerce su función por medio de cinco Centros Meteorológicos, ubicados en Iquique, Valparaíso, Talcahuano, Puerto Montt y Punta Arenas; y cerca de 80 estaciones, con el objetivo último de resguardar la vida humana y dar seguridad a la comunidad marítima nacional e internacional.


Especialmente relevantes para las poblaciones costeras, pescadores artesanales, cabotaje y tráfico marítimo en general son los pronósticos de vientos y de oleaje, emitidos diariamente, que muchas veces pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte, o bien graves pérdidas materiales y daños para el medio ambiente.


Además de los reportes emitidos a través del Centro de Telecomunicaciones Marítimas de Valparaíso y radioemisoras locales, el Servicio Meteorológico de la Armada se vincula con la comunidad realizando seminarios sobre conceptos básicos de meteorología para pescadores artesanales, especialmente en el área de Talcahuano, Puerto Montt y Chiloé, donde esta actividad es más extendida.


Para optimizar su información sobre las distintas áreas oceánicas, esta repartición está promoviendo desde hace varios años una modalidad conocida por su sigla en inglés VOS (Observación Voluntaria de Buques), que se basa en la recepción de datos meteorológicos desde naves mercantes y pesqueras, lo cual también se ha extendido a las embarcaciones turísticas que navegan en la Antártica.



El Servicio Meteorológico de la Armada es miembro permanente del Comité Oceanográfico Nacional (CONA), donde interviene en los grupos de trabajo dedicados al estudio de la variabilidad climática y el Fenómeno El Niño.

 

También participa en el apoyo a estudiantes que desarrollan tesis en áreas como Biología o Tecnología Marina y Oceanografía, por medio de cinco becas que el CONA entrega anualmente para la realización de estos trabajos.