Conquista del Dominio del Mar

Se decidió tenderle una celada a los buques peruanos. La División al mando del Comandante Galvarino Riveros Cárdenas lo esperaría a la entrada de Antofagasta, mientras que los buques de la División del Comandante Juan José Latorre Benavente, establecerían una barrera perpendicular a la costa, más al norte y hasta 20 millas de tierra

El Supremo Gobierno resuelve agilizar la campaña en el Teatro de la Guerra. Pero resultaba imprescindible conquistar primero el dominio del mar, para poder posteriormente iniciar las operaciones terrestres con el apoyo logístico asegurado.

El 20 de septiembre la Escuadra se desplaza al norte escoltando un importante convoy con tropas a Antofagasta. Una vez en Mejillones, el Capitán de Navío Galvarino Riveros Cárdenas reorganiza la Escuadra en la siguiente forma:

Primera División
Capitán de Navío
Segunda División
Capitán de Fragata
Imagen foto_00000004 Imagen foto_00000005
Blindado "Blanco"
Galvarino Riveros C.
Blindado "Cochrane"importante
Juan José Latorre
Imagen foto_00000006
Cañonera "Covadonga"
Capitán de Corbeta
Manuel Orella Echanez
Imagen foto_00000007
Corbeta "O'Higgins"
Capitán de Corbeta
Jorge Montt Alvarez
Transporte "M.Cousiño"
Capitán
Augusto Castleton
Transporte "Loa"
Capitán de Corbeta
Javier Molinas Gacitúa

El 1 de octubre, el Comandante en Jefe citó a sus Comandantes a un Consejo en el que se decidió ir a la caza del monitor "Huáscar" a Arica. Pero nuevamente quiso el destino que en la misma fecha el monitor decidiera zarpar a una incursión en el litoral chileno hasta Coquimbo, junto con la corbeta "Unión". Por segunda vez en la guerra, ambas fuerzas se cruzan de vuelta encontrada en alta mar, sin avistarse.

El Ministro de Guerra en Campaña, don Rafael Sotomayor, tenía un plan que consistía en que la división del Comandante Latorre cruzase con su división perpendicularmente a la costa, en el paralelo de Mejillones, en la mayor extensión posible y que la división del Comandante Riveros se situase a la entrada de la bahía de Antofagasta en observación y en situación de poder defender la ciudad, si el "Huáscar" atacaba. Así, si el "Huáscar" pretendía atacar Antofagasta, sería sometido por el blindado "Blanco" y los buques pesados. Si seguía de largo, la división del Comandante Riveros podría perseguirlo para impedir su huída al sur y llevarlo hacia el norte para encontrarse con la división del Comandante Latorre.Imagen foto_00000003

De regreso en Mejillones, el día 7 de octubre se reúnen los Comandantes en el buque insignia y se establecen dos posibilidades al enemigo: a) Regresar directamente a Arica vía oceánica. b) Regresar a Arica recalando previamente en Antofagasta para atacar las naves chilenas que se encontraren en la bahía.

Se decidió tenderle una celada a los buques peruanos. La División al mando del Comandante Galvarino Riveros Cárdenas lo esperaría a la entrada de Antofagasta, mientras que los buques de la División del Comandante Juan José Latorre Benavente, establecerían una barrera perpendicular a la costa, más al norte y hasta 20 millas de tierra.

Si el Comandante Riveros Cárdenas lo avistaba debía seguirlo, evitando su retirada hacia el sur hasta que el Comandante Juan José Latorre Benavente entrara en acción.