Combate Naval de Chipana - 12 de Abril de 1879

El Capitán de Fragata Juan José Latorre aplicó correctamente el principio de mantenimiento del objetivo. Dos naves enfrentaron a una más débil y resultaron rechazadas con averías

Imagen foto_00000003Tan pronto le fue notificado el bloqueo de Iquique, el mando naval peruano dio ejecución a lo planeado para sus primeras operaciones.

La "Unión" y la cañonera "Pilcomayo" zarparon de El Callao el 8 de abril a interceptar las líneas de comunicaciones marítimas chilenas al sur de Iquique, para negar los abastecimientos a los buques chilenos.

El Almirante Juan Williams Rebolledo conoció este zarpe, pero, creyéndolo del monitor "Huáscar" con la cañonera "Pilcomayo" y temiendo un bombardeo a la planta resacadora de agua en Antofagasta, ordenó el zarpe del blindado "Cochrane" y la cañonera "Magallanes" a ese puerto.

Entretanto, el Gobierno había enviado instrucciones urgentes para el Almirante Williams, que llegaron telegráficamente a Antofagasta.

Cuando recalaron las naves al puerto, la cañonera "Magallanes" , al mando del Comandante Juan José Latorre Benavente, fue comisionada para llevar dichas comunicaciones a Iquique.

En la mañana del 12 de abril y a la cuadra de la punta Chipana, avistó a los buques peruanos "Unión" y "Pilcomayo", que de inmediato gobernaron para acortar distancia con la cañonera.

Ambos eran superiores a la cañonera "Magallanes" en andar y armamento.

A las 10.50 la cañonera "Pilcomayo" abrió el fuego a 3.550 metros, seguida por la "Unión".

Imagen foto_00000004El Capitán de Fragata Juan José Latorre Benavente ordenó izar el pabellón de combate, con un fuerte "Viva Chile" de su tripulación y decidió no responder el fuego de la cañonera "Pilcomayo", para concentrar su escaso armamento sobre la "Unión". Al tercer disparo logró un impacto generando un enorme escape de vapor. La nave se detuvo momentánemente y después viró, abriendo distancia para reunirse con la cañonera "Pilcomayo" y ambas decidieron terminar la acción.

El Comandante Juan José Latorre Benavente recaló en Iquique, entregando el documento al Almirante y cumplió en forma integral el objeto de la comisión.

Los buques peruanos no supieron aprovechar su mejor andar y armamento, para poner entre dos fuegos a la cañonera "Magallanes".

La "Unión" tuvo que regresar hasta El Callao para ser sometida a reparaciones, y la cañonera "Pilcomayo" a Ilo para carbonear.

El Capitán de Fragata Juan José Latorre aplicó correctamente el principio de mantenimiento del objetivo. Dos naves enfrentaron a una más débil y resultaron rechazadas con averías.