La Toma de Corral y Valdivia - 3 y 4 de febrero de 1820

Al desembarcar de vuelta en Valparaíso, el 6 de marzo, el Almirante Cochrane fue saludado con las más vivas demostraciones de admiración y entusiasmo por parte del pueblo y sus autoridades. El Director Supremo General Bernardo O'Higgins, al felicitarlo por su triunfo, le manifestó su gratitud y la de toda la nación por la heroica e inverosímil toma de Corral y Valdivia

Imagen foto_00000007

En diciembre de 1818 arribó a nuestro país, Lord Thomas Alexander Cochrane, contratado por el Supremo Gobierno para asumir como Comandante en Jefe de la Escuadra, con el grado de Vicealmirante.

Lo secunda en este mando, el ahora Contraalmirante Manuel Blanco Encalada.

Una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo Comandante en Jefe fue la de reorganizar la Escuadra en dos divisiones:

 

Primera División
Mando: Almirante Cochrane
Segunda División
Mando: Almte. Blanco Encalada
Imagen foto_00000005 Imagen foto_00000006
Fragata "O'Higgins"Cochrane Bergantín "Galvarino"
Navío "San Martín" Bergantín "Pueyrredon"
Fragata "Lautaro" Bergantín "Araucano"
Corbeta "Chacabuco"

 

La Marina de Chile asume la ofensiva en el mar al inicio del año 1819 y Lord Thomas Alexander Cochrane desarrolla dos largas y sucesivas expediciones al Virreinato del Perú para bloquear el puerto de El Callao e interferir las líneas de comunicaciones marítimas realistas en el área.

A mediados de año, la Escuadra es incrementada con la corbeta "Independencia", de procedencia norteamericana, y el bergantín "Intrépido", adquirido recientemente al gobierno argentino.

Lord Thomas Alexander Cochrane era hombre de recio carácter y extremadamente audaz. Durante el desarrollo de ambas operaciones en el territorio enemigo, buscó, pero no logró, acciones trascendentales con la Fuerza Naval adversaria. Consecuentemente, el nuevo Almirante buscaba con impaciencia la ocasión para coronar con la gloria las actividades de la Escuadra a su mando.

En el mayor secreto, concibe asaltar la posición española en Corral y Valdivia.

 

Imagen foto_00000010

La plaza que fundara Pedro de Valdivia, en un recodo del río Calle Calle, era en la época un fuerte militar de primer orden.

Panamá, El Callao y Valdivia en el Pacífico; San Juan de Ulloa, Cartagena, Habana y Montevideo en el Atlántico, eran las puertas de hierro que guardaban contra extranjeros e indígenas el colosal imperio de España en el Nuevo Mundo.

Tomar Valdivia, El Callao o Panamá, era lo mismo que encerrar a España y el negarle estas posiciones estratégicas, sería obligarla a ceder, capitular y entregar sus dominios en el Pacífico.

En Valdivia se concentraba todo el poderío hispano de Chile en 1820. Allí se habían refugiado sus tropas vencidas y arrojadas del territorio nacional. Era la única puerta por donde podría iniciarse una nueva reconquista de la colonia, ya que la característica insular de Chiloé no presentaba la importancia estratégica de Valdivia.

En la bahía de Corral había sembrada 15 fortificaciones con un total de 118 cañones y 1.800 soldados.

El 18 de enero de 1820, entró la "O'Higgins" en Corral con bandera española y pidió un práctico. Desde tierra enviaron no sólo al piloto, sino también a un oficial acompañado de 4 soldados, que en el acto fueron hechos prisioneros.

El práctico fue aprovechado para reconocer los canales que conducían a los fuertes. Se obtuvo toda la información necesaria respecto a las fuerzas enemigas, más la noticia de que se esperaba arribo del bergantín "Potrillo" con cuantiosa suma de dinero para pagar a la guarnición.

Dos días después, Lord Thomas Alexander Cochrane apresaba al "Potrillo" con dinero, munición y pertrechos para Valdivia y Chiloé. Fue tripulado y despachado a Valparaíso con bandera chilena.

Lord Thomas Alexander Cochrane, apreciando la magnitud de las defensas reconocidas, se dirigió a Talcahuano, ya en poder de los patriotas, para solicitar fuerzas de desembarco compatibles.

Era Jefe Militar de Concepción el coronel Ramón Freire Serrano, a quien Lord Thomas Alexander Cochrane logró tentar con la operación planeada, la que fue acogida con entusiasmo y decisión.

Ramón Freire ofreció al Almirante parte de su Ejército, sus mejores oficiales y los buques subordinados presentes en Talcahuano.

En pocos días, Lord Thomas Alexander Cochrane pudo organizar una expedición pequeña, pero resuelta.

A la "O'Higgins" se le agregaron el bergantín "Intrépido" y la goleta "Moctezuma".

La fuerza de desembarco fue conformada con 250 soldados al mando del Sargento Mayor Jorge Beauchef Isnel. Este y el Mayor Guillermo Miller iban a ser, después del Almirante, los héroes de la conquista de la plaza de Valdivia.

A mediodía del 28 de enero zarpaban los tres buques al sur.

Seis días después, iniciaban el asalto, pese a que durante la travesía varó la "O'Higgins" y que hubo de vencer enormes dificultades para zafarla.

Lord Thomas Alexander Cochrane se vio obligado a cambiar su insignia a la "Moctezuma" y redistribuir a la tropa embarcada en los buques menores.

 

Imagen foto_00000011

El "Intrépido" y la "Moctezuma" recalaron a la vista del enemigo y fondearon con absoluta osadía frente al fuerte "Aguada del Inglés", a cuyo pie había una pequeña caleta que facilitaría el desembarco. Nuevamente los buques izaron la bandera española, pidiendo un práctico y pretendiendo que venían de la Península agotados tras una ruda navegación. En tierra, las autoridades recelaban y exigieron que enviaran un bote al desembarcadero. Se le respondió que en el Cabo de Hornos habían perdido todas las embarcaciones menores.

Los soldados españoles comenzaron a concentrarse en la playa en cantidad regular.

Sucedió el imprevisto de siempre, de los botes que se alistaban por la banda opuesta, uno cortó la boza correspondiente y apareció a la vista del enemigo por la popa de la "Moctezuma".

El fuerte del Inglés rompió el fuego y alcanzó al "Intrépido" con dos proyectiles.

 

Imagen foto_00000012

El Mayor Guillermo Miller inició de inmediato la primera oleada de desembarco con 44 soldados de Marina y 3 botes, en uno de los cuales se embarcó Lord Thomas Alexander Cochrane.

Bajo intensa reacción de fusilería, desembarcaron en la playa y se apoderaron de ella a la bayoneta. Inmediatamente después, continuó el desembarco, y en menos de una hora tenían en tierra los 300 hombres considerados.

Las unidades navales facilitaron esta operación, con un efectivo fuego de apoyo de la artillería embarcada, lo que en gran medida obligó al enemigo a retirarse de la playa para guarecerse mejor.

No había tiempo que perder. El Sargento Mayor Jorge Beauchef Isnel organizó tres columnas en tierra y procedió a la conquista del fuerte por dos frentes, lo que logró materializar al anochecer del mismo día. Los realistas escaparon y se fueron replegando de fuerte en fuerte perseguidos por los chilenos en acción nocturna.

Cayeron así el fuerte San Carlos, la Batería del Barro, el fuerte de Amargo y el de Chorocomayo.

A la 1 de la madrugada del día 4 de febrero, atacaban el fuerte de Corral entre el Sargento Mayor Jorge Beauchef y el Mayor Guillermo Miller, este último herido y ayudado para mantenerse en pie.

Amilanados por la supuesta presencia de fuerzas muy superiores, los defensores se fueron rindiendo con bastante rapidez. Así, fueron tomando las baterías de la defensa occidental de la bahía. Faltaba aún la captura de la ribera norte del río y el lado opuesto de la rada.

Evaluando el exitoso avance logrado, Lord Thomas Alexander Cochrane concluyó acertadamente que éste era atribuible a que los españoles creían habérselas con un enemigo, a lo menos seis veces superior. Decidió aprovechar a su favor este error. Entonces dispuso la entrada a la bahía de los tres buques y reembarcó a la tropa en el "Intrépido" y la "Moctezuma", para proceder al asalto de las fortificaciones ubicadas en la entrada del río.

La súbita aparición de la fragata "O'Higgins" en la boca del puerto, indicó a los españoles que habiendo, sucumbido los mejores castillos sin el auxilio de los buques, la sola presencia de la formidable fragata hacía temerario insistir en la defensa.

Consecuentemente evacuaron por sí solos los fuertes, retirándose por tierra y río a Valdivia.

Simultáneamente, desde Valdivia, la guarnición hispana había enviado refuerzos a Corral por el río. Pero éstos se encontraron con la desesperada retirada de los defensores del puerto y optaron por regresar para hacerse fuertes en la ciudad.

El Almirante se apoderó de Valdivia, reestableció el orden y dispuso la elección de un gobernador civil.

Los realistas vencidos fueron perseguidos por el intrépido Sargento Mayor Jorge Beauchef Isnel, quien los combatió y neutralizó en la posterior acción de la hacienda de El Toro.

Así perdió España la célebre fortaleza de Valdivia.

Al desembarcar en Valparaíso, el 6 de marzo, Cochrane fue saludado con las más vivas demostraciones de admiración y entusiasmo por parte del pueblo y sus autoridades.

El Director Supremo General Bernardo O'Higgins, al felicitarlo por su triunfo, le manifestó su gratitud y la de toda la nación por la heroica e inverosímil toma de Corral y Valdivia.

La satisfacción inundaba el alma del Almirante. Había logrado al fin una victoria que hizo brotar las aclamaciones de gloria que anhelaba escuchar del corazón de los chilenos para la Marina de su patria.