¿Cómo se conformó la primera Escuadra Nacional?

Si la obtención de las unidades navales y el desarrollo de la correspondiente infraestructura de apoyo logístico fueron arduos, más problemática aún resultó la formación de las tripulaciones

Imagen foto_00000006
Primera Escuadra Nacional, por Thomas Somerscales.

El 26 de febrero de 1817 recalaba inocentemente en Valparaíso un bergantín español, engañado por la bandera hispana que, deliberadamente, se mantenía izada en el puerto chileno. Al fondear, las autoridades patriotas se apoderaron del buque. Se trataba del Bergantín "Águila".

El Gobierno dispuso que fuera armado de inmediato con 16 cañones y se le dio el mando al Teniente Raimundo Morris, joven marino irlandés, artillero, que servía en el Ejército Libertador de Chile. De 220 toneladas, conformaron su dotación 43 tripulantes de los cuales 25 eran extranjeros.

El 17 de marzo de 1817 el "Águila" zarpó con el pabellón chileno izado al tope del Palo Mayor, con la misión de rescatar a los patriotas que el General español Mariano Osorio había confinado en el archipiélago de Juan Fernández, por disposición del Virrey del Perú, Fernando de Abascal.

Dos semanas después, regresó con 78 ilustres ciudadanos que, con patriótica resignación habían sufrido dos años de destierro. Entre ellos, el Sargento Mayor de artillería Manuel Blanco Encalada.

Al Teniente Raimundo Morris, le cupo el honor de ser el primero que comandara un buque de guerra chileno, que posteriormente integraría la Escuadra con el nombre de "Pueyrredón".

Comenzando abril de 1818, recaló en San Antonio el bergantín español "Carmelo", que también fue apresado. Venía del Atlántico con un valioso cargamento, cuya venta originó un considerable ingreso al menguado erario nacional. El buque, al que se le designó el nombre "Araucano" era viejo, pero no se trepidó en armarlo, para incrementar la Marina de Guerra chilena que estaba en franca formación.

Más tarde, el 22 de septiembre de 1817, se incorpora a la flotilla patriota la Goleta "Fortunata", construida en el astillero de Nueva Bilbao, hoy Constitución, que fue adquirida y armada por el Gobierno.

Con las tres primeras unidades de la Escuadra Nacional, el General Bernardo O'Higgins Riquelme, con su profundo sentido de la organización, no sólo se limitó a adquirir buques, sino que también estableció una compleja infraestructura de apoyo a la Escuadra para otorgar persistencia a las futuras operaciones y velando para que su obra perdurara en el tiempo.

En octubre de 1817 fue creada la Comandancia General de Marina. En noviembre del mismo año se dictó el reglamento provisional de Marina, el que fijó los sueldos y grados de Oficiales y Gente de Mar, además de la correspondiente equivalencia entre los grados navales y militares.

El 5 de diciembre de 1817 se dispusieron los preparativos para fundar un Arsenal destinado a almacenar el armamento, munición y todo artículo de que precisase la Escuadra.

El 5 de marzo de 1818, burlando el bloqueo español, entraba a Valparaíso la Fragata "Windham" enviada por el Agente de Chile en Londres, Don José Antonio Álvarez Condarco. El 4 de abril de 1818 el Gobierno de Chile compró la fragata y la designa "Lautaro". Venía armada con 34 cañones, pero podía portar hasta 58 con 192 hombres de tripulación. Su primer Comandante fue el el ex Teniente de la Armada británica Jorge O'Brien.

El 22 de mayo de 1818, arribó el navío inglés "Cumberland", dotado de 44 cañones y 100 hombres de tripulación al Mando del Capitán Guillermo Wilkinson. A fines de junio pasó a ser propiedad del Estado con el nombre de "San Martín". Su Comandante y oficiales continuaron abordo incorporados al servicio de la Marina de Chile.

Al día siguiente, 23 de mayo de 1818, recalaba también la corbeta "Chacabuco" (ex "Coquimbo") que había sido construida en los Estados Unidos para destinarla a operaciones corsarias. Pero sus propietarios decidieron ofrecerla en venta al Gobierno de Chile para conformar la naciente Escuadra.

El 15 de junio de 1818 ya funcionaba la Comisaría de Marina, que en agosto adoptó el nombre de Comisaría de Guerra y Marina, y a su proposición fueron designados los contadores de las unidades de la Armada.

El 16 de junio de 1818 se creó el primer Mando a flote con el título de Mando en Jefe de la Flotilla, subordinándole todos los buques y disponiendo la creación de tropas de marina para su guarnición.

Le fueron fijadas sus atribuciones y responsabilidades e incluso se le proporcionaron instrucciones operativas. Este Mando dependió directamente del Ministro de Guerra y Marina, cargo que con extraordinaria eficiencia ejercía, José Ignacio Zenteno.

A principios de julio de 1818 ya existían el Batallón de Infantería de Marina y la Brigada de Artilleros de Mar, para dotar las guarniciones y la artillería embarcada en las unidades de la Escuadra.

El 4 de agosto de 1818 fue decretada la fundación de la Academia de Guardiamarinas, predecesora de la actual Escuela Naval.

Dos tercios de los Oficiales fueron marinos extranjeros de origen inglés, norteamericano y francés. Los únicos marineros con experiencia eran foráneos que trataron de sacar el máximo provecho de esta situación. Para ellos resultaba mucho más atractiva la alternativa de embarcarse en unidades dedicadas al corso o piratería, que servir a bordo de la Escuadra Nacional.

El entrenamiento y preparación de estas tripulaciones presentaron extraordinarias dificultades, ya que ni siquiera se contaba con un lenguaje común para emitir y hacer obedecer las órdenes de las más elementales maniobras marineras.

Paulatinamente, se fueron superando los inconvenientes, y las dotaciones fueron integrándose hasta convertir a la Escuadra Nacional en una eficiente y poderosa herramienta estratégica que, hábilmente empleada.