Captura de la Goleta "Peruviana" - 3 de enero de 1838

El Comandante de la "Peruviana",Teniente 1o. Tomás Ruedas no había recibido instrucción alguna del Gobierno de Chile, trató de zarpar inmediatamente después de una reunión con el Ministro de Guerra, pero la falta de viento lo impidió, siendo apresado junto con su tripulación y enviado a las mazmorras de las casamatas del puerto

El Tratado de Paucarpata tenía considerado en uno de sus artículos, que Chile devolvería a la Confederación Perú-boliviana la barca "Santa Cruz", el bergantín "Arequipeño" y la goleta "Peruviana".

La goleta "Peruviana" había zarpado con el convoy de la expedición del Almirante Manuel Blanco Encalada y se había dirigido a Caldera y después a Cobija, desde donde zarpó el 6 de octubre de 1837 con destino a Islay, para allí reunirse con el resto de la Escuadra.

El 17 de octubre recaló en Islay y no encontró a la Escuadra, por lo que se dirigió al norte para hostilizar el comercio y el cabotaje adversario.

Estando falto de víveres y aguada, trató de obtenerlos en Santa , donde fue rechazada.

En vista de su necesidad, pasó a Pisco donde se impuso de la firma del Tratado de Paucarpata, mas no de su texto.

Apremiado por el Gobernador de Pisco, al no entregarle más víveres que los necesarios para llegar a El Callao, recaló en ese puerto, donde se le exigió la entrega de la nave.

Como el Comandante de la "Peruviana",Teniente 1o. Tomás Ruedas no había recibido instrucción alguna del Gobierno de Chile, trató de zarpar inmediatamente después de una reunión con el Ministro de Guerra, pero la falta de viento lo impidió, siendo apresado junto con su tripulación y enviado a las mazmorras de las casamatas del puerto.