Captura de la Corbeta "Socabaya" - 17 de agosto de 1838

Dos pequeñas divisiones de fuerzas sutiles se largaban de los costados de los buques de la Escuadra, la primera a cargo del Mayor José Angulo, formada por tres lanchas cañoneras y la segunda al mando del Teniente 1o. Leoncio Señoret Montagne y compuesta por botes y lanchas de los buques

El 18 de diciembre de 1837 el Gobierno de Chile repudió el Tratado de Paucarpata, firmado por el Almirante Manuel Blanco Encalada y comenzó a prepararse para reanudar las hostilidades contra la Confederación Perú-Boliviana.

Imagen foto_00000002El 31 de diciembre de 1837 zarpaba la Escuadra al mando del Capitán de Navío don Robert Winthrop Simpson para incursionar al Perú y como resultado de esta campaña las fuerzas navales capturaron la corbeta "Confederación", regresando a Chile el 13 de febrero de 1837.

El Mariscal Andrés de Santa Cruz decretó el bloqueo de todos los puertos de Chile, lo que fue respondido por el Presidente José Joaquín Prieto Vial con un decreto de bloqueo de los puertos de El Callao, Ancón y Chorrillos, a contar del 26 de abril de 1838, de manera de que coincidiera con la llegada de los buques chilenos a los citados puertos.Imagen foto_00000003

El 17 de abril de 1838 zarpó la primera división de la Escuadra a cargo del Capitán de Navío Carlos García del Postigo Bulnes con los siguientes buques: corbeta "Valparaíso", bergantín "Aquiles", bergantín "Arequipeño" y goleta "Colo Colo", fondeando en la isla San Lorenzo el 29 del mismo mes.

Las condiciones para efectuar el bloqueo se vieron obstaculizadas por la acción de los países neutrales, especialmente europeos, que desconocieron las formalidades exigidas por el derecho internacional para establecer el bloqueo.

Con todas estas restricciones y dificultades impuestas por la manifiesta parcialidad de esas poderosas naciones, el jefe de la primera división chilena hubo de limitarse a impedir la salida de los buques de guerra de la Confederación, que se encontraban asilados bajo las baterías de El Callao. Estos eran la corbeta "Socabaya", la goleta "Yanachocha", el bergantín "Fundador" y el bergantín "Junín".

Mientras la primera división naval mantenía el bloqueo, en Chile, el General Manuel Bulnes Prieto preparaba el ejército restaurador, el que el 6 de julio de 1838 se encontraba embarcado con 5.400 efectivos.

La segunda división, al mando del Capitán de Navío Robert Winthrop Simpson y con la fragata "Monteagudo", la barca "Santa Cruz", la goleta "Janequeo" y 26 transportes conduciendo el Ejército Restaurador, zarpó el 10 de julio de 1838, en medio del entusiasmo de los habitantes de Valparaíso.

Mientras esto sucedía, en el Perú se producían cambios políticos, pues el General José de Orbegoso se había rebelado en contra del Mariscal Andrés de Santa Cruz y declarado la independencia del Estado del Norte del Perú, que incluía El Callao, segregándose de la Confederación.

Esta noticia fue recibida con alegría y optimismo por el General Bulnes, quien pensando que el General Orbegoso se podría convertir en un importante aliado en la lucha contra la Confederación, determinó fondear en El Callao y desembarcar pacíficamente para poder llegar a un acuerdo con el General peruano.

Grande fue su sorpresa de que el General Orbegoso enviara un emisario llevando su declaración de guerra a Chile.

Considerando lo anterior, el General Bulnes se dirigió a Ancón con la segunda división naval, donde desembarcó su expedición. Cumplida la etapa de desembarco de dirigió a Chorrillos.

La primera división naval al mando de Carlos García del Postigo Bulnes, formada por la corbeta "Libertad", corbeta "Valparaíso", bergantín "Aquiles", goleta "Janequeo" y el bergantín "Arequipeño", continuó manteniendo el bloqueo de El Callao.

El 14 de agosto de 1838 el General Orbegoso declaró rotas las hostilidades contra Chile. Lo que indujo al Comandante García del Postigo a entrar a El Callao el 17 de ese mes, para intercambiar el fuego de sus baterías con las de tierra, con el fin de conocer el alcance de estas últimas.

Conseguido su propósito, el Comandante García del Postigo planeó apoderarse de la corbeta "Socabaya" y del bergantín "Fundador", que permanecían al ancla cerca del muelle bajo la protección de las baterías de tierra.

A las 11.30 de la noche dos pequeñas divisiones de fuerzas sutiles se largaban de los costados de los buques de la Escuadra, la primera a cargo del Mayor José Angulo, formada por tres lanchas cañoneras y la segunda al mando del Teniente 1o. Leoncio Señoret Montagne y compuesta por botes y lanchas de los buques.

Bogaron sigilosamente para evitar ser descubiertos, pero a pesar de ello, la activa vigilancia de los castillos y baterías los descubrió y un vivísimo fuego de cañón y fusilería cayó sobre ellos.

Ello no fue impedimento para que se redoblara la boga con inquebrantable decisión, mientras las cañoneras respondían el fuego enemigo.

Las tripulaciones chilenas abordaron la corbeta "Socabaya" y bajo una granizada de balas la sacaron de su fondeadero. El bergantín "Fundador" había sido hundido por los peruanos.

Las lanchas y botes se retiraron junto con la "Socabaya" a la isla San Lorenzo, sin haber sufrido baja alguna.

Tres días después de este brillante hecho de armas, el General Manuel Bulnes Prieto triunfaba en el combate de la Portada de Guías y entraba triunfante a Lima.